Domingo, 20 de noviembre de 2016.- Como un hombre cuya principal virtud era el amor a su pueblo, fue recordado al escritor y cronista Rubén Vasconcelos Beltrán (1939-2016) en el homenaje que se le rindió en la 36 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) 2016.

En la escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) se reunieron familiares, amigos, funcionarios, artistas, estudiantes y público para rendir tributo al cronista que murió el pasado 29 de junio.

“La UABJO rinde homenaje a un gran oaxaqueño, universitario con múltiples virtudes que siempre llevó en el corazón a su alma mater. Debemos al maestro muchas cosas, pero una de las más grandes fue conseguir la donación de cinco hectáreas en Cinco Señores para la construcción de la hoy Ciudad Universitaria”, recordó Mayra Mendoza, directora de la Fundación UABJO.

Claudio Sánchez Islas, director de Carteles Editores enfatizó la tarea de Beltrán como editor: “El autor escribe teniendo en mente a un lector real, el editor publica teniendo en mente a un lector ideal”.

Agregó que Vasconcelos Beltrán perteneció a una generación que pensaba que el amor a las tradiciones y al terruño era una herramienta pata hacerle frente a los problemas.

“No fue un hombre de palabras, sino de hechos y realidades; congruente con lo que decía, hacia y sentía. Su deseo era que toso oaxaqueño supiera quien era y de dónde venía” palabras que compartió la hija del homenajeado.

Al finalizar, representantes de la FILO entregaron un reconocimiento a la familia de Vasconcelos Beltrán y ofreció un concierto por parte del Centro de Iniciación Musical de Oaxaca (CIMO) bajo la dirección del maestro César Delgado.