La cancelación de última hora de la secretaria de Energía, el secretario de Hacienda y el director de Pemex a la comparecencia que tenían programada la mañana de ayer en el Congreso no fue muy bien recibida por los legisladores de oposición, pero tampoco por algunos integrantes de Morena, aunque estos últimos prefirieron el silencio. En los pasillos de San Lázaro las expresiones fueron de desdén, desinterés por la rendición de cuentas, entre otras. Lo menos que esperaban los diputados de la Tercera Comisión Permanente era que los funcionarios dieran la cara ante la contingencia de desabasto de combustible que se vive en algunas entidades del país. En toda esta crisis que ya le está pegando políticamente el gabinete, los más señalados son Rocío Nahle y Octavio Romero, de la Sener y Pemex, respectivamente, quienes no solo no atendieron a los legisladores, sino que tampoco dan la cara ante los gobernadores de los estados más afectados, pues en ocasiones los funcionarios federales ni siquiera toman sus llamadas. ¿Será que Rocío Nahle sigue sin hacer su tarea y no tiene los datos a la mano? Ya incluso al interior del gabinete están haciendo la quiniela acerca de quien será el primero en caer, si será Romero o será Nahle. Atentos.

PRUEBA DE FUEGO PARA EL PAN

Con el arranque del periodo extraordinario en el Congreso viene también una importante prueba para los legisladores de Acción Nacional y en general para el partido, y es que la postura que tomen diputados y senadores en los próximos días marcará gran parte del futuro inmediato del blanquiazul como la principal fuerza opositora. Si se confirman las versiones que apuntan a que el PRI apoyaría con sus votos a la coalición gobernante en temas como la Guardia Nacional, el PAN, aún siendo el segundo partido con más legisladores federales, poco podría hacer para oponerse. Hay una facción panista que insiste que electoralmente es más redituable seguir como la oposición más firme al gobierno y a la mayoría legislativa, pero también hay una corriente que empieza a propagar la idea de llegar a acuerdos con Morena y sus aliados para intentar impulsar algunas iniciativas que les interesan al PAN. Nos comentan que en este tipo de escenarios es en donde más se extrañará la operación política de Rafael Moreno Valle.

¿QUÉ NEGOCIÓ ‘ALITO’?

Al interior de las filas priistas se empiezan a preguntar si el gobernador de Campeche Alejandro Moreno ‘Alito’ ya desistió de sus aspiraciones para dirigir al tricolor, pues mucho se habla de una posible negociación con el líder del grupo parlamentario del PRI en el Senado Miguel Ángel Osorio Chong y la actual dirigente nacional Claudia Ruiz Massieu para ‘bajarse’ de la contienda. ¿Vía libre para Claudia?