I. Siniestro. Ricardo Anaya reapareció. Fue parte de la deliberación sobre la votación del fiscal general de la República. Dio la indicación para que se votara en contra de Alejandro Gertz Manero en los momentos de deliberación interna, en la reunión previa del Senado, que fue durísima, pues la mayoría de los senadores votaría a favor. Inconforme, Anaya amenazó, vía Damián Zepeda, para que quienes votaran por Gertz fueran sancionados. Así retoma Anaya la estrategia fallida de presionar y buscar culpables. Lo lamentable para el panista es que al final Gertz es el primer fiscal general. El joven maravilla ya inició su plan de reinserción a la vida pública, en medio de un PAN fragmentado y polarizado, sin rumbo ni líder. Además, hay a quienes no se les olvidan las acusaciones en su contra, de lavado de dinero, por ejemplo. ¡Bienvenido!

II. Ahora sí. Ocho meses después de renunciar a la candidatura presidencial por la vía independiente, por “honestidad política”, Margarita Zavala registró ante el Instituto Nacional Electoral su asociación política bautizada como México Libre, como un primer paso para constituir un partido político. Por lo pronto, necesita 240 mil firmas de adhesión verdaderas. “Nos va a costar dinero, tiempo y alma, pero pues el alma también hay que entregarla a nuestro México que bien vale la pena”, expresó la expanista. Aunque comenzó con el pie izquierdo, pues meses atrás una fundación argentina aseguró que Zavala le copió su nombre y logotipo, ya que inicialmente su asociación se llamaría Libertad y Responsabilidad Democrática (Libre), el equipo de Margarita lo niega. Lo interesante será ver si a la mera hora claudicará.

III. El otro responsable. Mientras en algunos estados aún no se regulariza el abasto de combustible, en Michoacán hay 42 trenes detenidos desde el 14 de enero por los bloqueos de maestros y normalistas, quienes exigen sus pagos pendientes al gobierno de Silvano Aureoles, el cual, simplemente, los ignora. La situación es insostenible. Hay dos de hidrocarburos, uno con 96 carros cargados y otro vacío con destino a la refinería de Tula. La Asociación Mexicana de Agentes Navieros (Amanac) precisó que alrededor de seis mil 750 contenedores de hidrocarburos están detenidos y las pérdidas ascienden a 346 pesos cada minuto. ¿Se los cargamos al mandatario michoacano?

IV. De qué se trata. Lado A: la CNDH interpuso una queja en contra de la Sedena por presunta inacción en la tragedia de Tlahuelilpan, Hidalgo, el viernes pasado. Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República, afirmó que esta semana serán citados a declarar funcionarios de los tres niveles de gobierno, entre ellos, personal de la Sedena. Es la misma CNDH que se tardó cuatro años en emitir una declaración sobre Ayotzinapa, pero en menos de una semana ya demandó al Ejército por inacción. Lado B: Sólo en México, la CNDH se ampara para que no le bajen el sueldo millonario y denuncia a los militares por no reprimir a la población. Nunca como antes había caído tanto su popularidad: “Comisión Nacional en Defensa del Huachicol”, le dicen, entre otras muchas cosas.

V. El negocio de moda. Está en gestación también el regreso triunfal de Elba Esther Gordillo, la exlíder del SNTE. Tras cinco años en prisión, sus allegados le tienen un obsequio: de manera silenciosa, pero exitosa, la asociación Redes Sociales Progresistas ha avanzado exitosamente para convertirse en un partido político. Será de centro-izquierda y cercano a Morena. Se trata de un grupo liderado por René Fujiwara y Fernando González, nieto y yerno, respectivamente, de Gordillo; Juan Iván Peña, exsubsecretario de la SEP durante el sexenio de Calderón, y Moisés Jiménez, líder magisterial y vínculo directo de La maestra con Morena. ¿Otro negocio familiar? “Ya éramos muchos y parió la abuela”, decían. ¿Otro partido, como para qué?

Excelsior