Martes 12 de febrero de 2019.- En conferencia matutina,  el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso una veda de 10 años para que ex servidores públicos no puedan entrar a empresas privadas del mismo sector en el que se desempeñaron en el gobierno.

Dijo que con esto se evitarán los “chapulines fifís”, es decir, funcionarios públicos que al terminar su gestión “brincan” al sector privado.

Explicó que esto está planteado en la Ley de Austeridad Republicana, que envió a la Cámara de Diputados, por lo que hizo un llamado a los legisladores a aprobarla.

“Hay quienes sostienen que no es ilegal, ¡pues no! Es inmoral y es una vergüenza. Porque ni en Estados Unidos, donde hay la costumbre de mayor interacción entre el sector público y privado, se preservan casos como lo que sucedió en el periodo neoliberal”, aseguró.

Milenio