Alejandro Murat se declara incompetente en el caso Juquila-Yaitepec

Argumentando que se trata de un conflicto de límites, el Gobernador del estado de Oaxaca Alejandro Murat pide a la Secretaría de Gobernación (Segob) intervenga en el conflicto que él mismo generó.

El conflicto de Santiago Yaitepec no es un conflicto de límites, éstos están perfectamente bien definidos y delimitados bajo resolucion presidencial, por ende el gobierno federal no tiene injerencia en el conflicto.

Francisco Zárate Pacheco presidente municipal de Juquila emanado de las filas de MORENA, dijo desconocer que el Comisionado de la Secretaría de Seguridad Pública Aniceto Sánchez Saldierna llegaría a Juquila, sin embargo el Comisariado de Bienes Comunales Alberto Serrano Cruz si estaba enterado y le esperaba en su oficina.

Al gobernador Alejandro Murat se le hizo fácil hacer a un lado al Morenista Francisco Zárate y posicionarse con el Priísta Alberto Serrano, a quien dotaron de una máquina para abrir la brecha que fungiría como camino alterno, esta maquinaria ha sido resguardada por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPO) por acuerdo entre el Comisariado y el secretario de la SSPO, en todo momento el presidente municipal de Juquila fue excluido, excepto para tomarse la foto en Palacio de Gobierno donde firmaron un acuerdo de Paz que nunca se cumplió.

Por estas razones el presidente municipal de Juquila vió una oportunidad de oro al enterarse de la retención del Comisionado Aniceto Sánchez Saldierna en la plaza principal de Juquila y no la desaprovechó, ahora es la moneda de cambio para lograr el retiro del bloqueo que mantiene Yaitepec desde hace un mes y nueve días.

Previendo que la fuerza de Seguridad del estado sea utilizada para rescatar al Comisionado Aniceto Sánchez el edil de Juquila ha instalado una serie de barricadas en la población,que impida el avance de las Fuerzas estatales, quienes han valorado que es más viable rescatar a Saldierna que retirar el bloqueo que mantiene Yaitepec.

Finalmente, el origen de este conflicto no es agrario, sino sociopolítico y es que en el mes de octubre se celebran elecciones en Yaitepec y para mantener el poder se requiere de dinero, como los 10 millones de pesos que ofreció Alejandro Murat a una de las partes contendientes en la próxima elección.

El desenlace es previsible ante la falta de información que tiene el Gobernador del Estado sobre el conflicto, la falta de capacidad de sus operadores y el miedo a desatar una masacre en la zona, que pudiera igualar o superar los 26 muertos que dejó su padre José Murat Casab en Santiago Xochiltepec el 1 de junio del 2002 en la Sierra Sur.

Redacción