Joven oaxaqueño se gradúa de la maestría en Mecatrónica en Alemania

Viernes 15 de marzo de 2019.- Betaza que significa “Loma donde sopla el viento”, ubicada en la sierra norte, cuna de músicos y mundialmente conocida por sus sones y jarabes. Año con año nos deleitamos con la vistosidad de su danza en la Guelaguetza. En este lugar hace un poco más de dos décadas nació Fidencio Solano Pérez.

Como cualquier niño de su edad y no sin problemas, ya en la ciudad de Oaxaca, cursó sus estudios de primaria, secundaria y bachillerato en escuelas públicas, posteriormente migró a la ciudad de México para ingresar a la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), titulándose como ingeniero en Automatización y Control.

Tesón, entrega, diciplina y humildad son la característica de los zapotecos, sus expresiones artísticas y los antecedentes en sus monumentales obras arquitectónicas aun permean en el espíritu de los zapotecas de hoy; y tal parece que fue ello los que alentó al joven Fidencio Solano Pérez a persistir en la superación académica, siendo así que después de presentar su examen en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) obtiene una becado para cursar la maestría en Mecatrónica en la Universidad de Ciencias Aplicadas “Facchhochschule Aachen” de Alemania, que es una de las instituciones internacionales que tiene convenio el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI) que pertenece al Sistema de Centros del CONACYT.

Orgulloso de sus raíces, aparte de su lengua materna, habla el inglés y el alemán. Es así que el pasado 27 de febrero de 2019 el jurado integrado por el Prof. Dr. Ing. Jôrg Franz Wollert; Dr. Gengis K. T. Rmrz.; Dr. Luis Govinda García Valdovinos y el Dr. José Antonio Estrada Torres aprobaron por unanimidad su examen para obtener el grado de Maestría con la Tesis, “Development of Redundancy System for autopilotos” (Sistema redundante en aviones no tripulados).

Con el logro de este joven zapoteco, los pueblos indígenas siguen aportando a la grandeza de nuestro Estado.

FIDENCIO SOLANO PEREZ sin duda es un orgullo, no sólo zapoteco y betaceño, es también un orgullo oaxaqueño.

Cortesía