Rebeldía 

La rebeldía es una característica propia de los adolescentes que se pone de manifiesto en sus actitudes de diferentes maneras; protestando constantemente, oponiéndose a las normas o a lo establecido, desobedeciendo por sistema y enfrentándose con frecuencia a los padres, tutores y profesores. ( Dª. Trinidad Aparicio Pérez. Psicóloga clínica. Psicóloga escolar)

TESTIMONIO

Ahora que estoy intentando terminar la preparatoria, vienen a mi mente las oportunidades que tuve de asistir a la escuela, de hacer estudios profesionales; conté con el apoyo de mis padres en todos los aspectos, pero no los aproveché. Ahora me doy cuenta que fue por mi manera de ser.
Recuerdo que desde niña fui una persona muy rebelde, que jamás tuve las ganas ni el deseo de prepararme. Ir a la escuela para mí era un sacrificio enorme, no ponía atención en las clases, no hacía mis tareas y en pocas palabras, era una alumna muy irresponsable.
Para mí era más fácil ponerme de acuerdo con jóvenes como yo (rebeldes, que ya se alcoholizaban), para irme de pinta, sin importarme los riesgos que podía correr con estas personas.

Cuando mi papá me hablaba, intentando que yo recapacitara, sus palabras me molestaban, no las tomaba en cuenta y me decía a mí misma: “mi papá no me entiende, mi papá ya está anciano, yo lo que quiero es disfrutar la vida sin responsabilidades”.

De igual manera, mi mamá me decía que le “echara ganas” a los estudios para tener un buen futuro y ser alguien en la vida, por un momento pensaba que era cierto; lo intentaba, pero no podía contenerme y siempre le llevaba la contraria.

Poco tiempo después tuve un novio, entonces, en lugar de entrar a clases me iba “de pinta” con él, y a muy temprana edad me fui a vivir con esta persona, que después de algún tiempo terminó yéndose y cambiándome por otra mujer; me quedé sola, muy deprimida y con una soledad enorme, sin haber aprovechado la oportunidad de prepararme o buscar algún trabajo.

De esta manera llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 horas de Neuróticos Anónimos, con un intento de suicidio, sintiendo mucho arrepentimiento por haber defraudado a mis padres y por el daño que me causé al hacer las cosas como yo decía, y pensando que mi lema era: “pero que nadie me mandé”.

El día de hoy, gracias a estar en la terapia, he podido ver las cosas de manera diferente, me he enfrentado conmigo misma, al ver todo lo que he perdido por ser desobediente. Tuve la necesidad de entrar a la terapia de Casa Hogar, un servicio de terapia intensiva que presta la agrupación, y poco a poco me di cuenta que jamás quise tener responsabilidades y traté de refugiarme en la primera persona que me mostró algo de cariño.

Hoy, empiezo a hacer frente a la vida nuevamente, a estudiar, a trabajar y me siento tranquila y feliz.

PAGINA WEB
www.neuroticosanónimosbvoax.org.mxcorreo electrónico:
grupobvoaxaca@hotmail.com