Lunes 15 de abril de 2019.- Ese sábado 30 de marzo, doña Rosario Teresa salió en ropa sencilla a la calle. A unas cuadras iría a pagar a sus albañiles; iba en chanclas, llevaba su celular y el morral con monedero en la mano, además de un picahielo

Pero apenas salía de su casa de la colonia Las Flores, Santa Lucía del Camino, municipio
conurbado a la capital de Oaxaca por la zona oriente, cuando de una unidad de motor cuyo tipo se reserva para no entorpecer las investigaciones– bajaron varios sujetos que la
“levantaron”.

Se la llevaron de inmediato con rumbo desconocido. En el lugar quedó únicamente una chancla color negra, su celular, el picahielo y dinero regado. Desde entonces no se supo nada de ella, hasta que el 14 de abril fueron halladas osamentas y restos de ropas, que coinciden con la que vestía.

Familiares de Rosario Teresa Tirado Vásquez, de 50 años de edad, interpusieron de inmediato una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, que turnó el caso a su Unidad Especializada de Combate al Secuestro.

Pero al no haber petición de rescate, esta instancia lo pasó a la Unidad de Búsqueda de
Personas No Localizadas, que inició desde cero las indagatorias, al no recibir detalles iniciales que aportaron familiares de la víctima, según denunciaron.

Dicha instancia elaboró una cha y describió que la mujer fue vista por última vez el 30 de
marzo; vestía blusa con mangas de color anaranjado, falda oreada roja y una sola chancla de hule negro.

Este sábado 14 de abril por la mañana, una persona identificada como J.A. L. V., con domicilio en el paraje “Loma Cuache”, de San Lorenzo Cacaotepec, municipio ubicado a unos 25 kilómetros al poniente de la capital, se percató que su perro traía un cráneo que lamía.

De inmediato avisó a la Policía Municipal y éstos a la Agencia Estatal de Investigaciones, de la Fiscalía General, que iniciaron una búsqueda y en varios metros a la redonda hallaron otros restos óseos, así como ropa que coincide con la de la mujer desaparecida, entre ellas su blusa naranja, así como una faja y los lentes.

Familiares de la víctima reconocieron las prendas, aunque el Instituto de Servicios Periciales aún realiza las pruebas científicas para confirmar si es la persona desconocida.

Mientras tanto, hija y demás deudos de doña Rosario Teresa exigen a la Fiscalía General
agilizar las investigaciones y, en su caso, hallar al o los culpables y castigar a quien o quienes asesinaron a la mujer.

De acuerdo con autoridades municipales y vecinos de San Lorenzo Cacaotepec, esa zona se ha convertido de manera frecuente en tiradero de cadáveres y escenario de hechos violentos.

El Universal