10 de junio.- El pequeño Juan juega incesante su teléfono, a través de una estación de radio se escucha un son istmeño, alcanzo a escuchar al locutor decir que estamos a 36°C. El calor es sofocante en este día semi nublado acá en Santa María del Mar. En el auditorio municipal que está en la segunda planta de la agencia municipal, hay asamblea.

Llegar a esta franja de tierra es una odisea, saliendo de la ciudad de Oaxaca son siete horas hasta al faro de San Dionisio del Mar y otra media hora en lancha. Así viajan niño y ancianos, hombres y mujeres, así transportan su ganado, víveres, combustible y materiales de construcción desde el año 2009.

Me recuerda el comisariado de Bienes Comunales Don Eustacio Reyes Martínez que con esta precariedad de transporte fallecieron tres lugareños en el 2017 al voltear una lancha debido a los fuertes vientos.

La razón de esto es por un conflicto de tierras con el pueblo vecino. A raíz de este conflicto es que están bloqueados desde el 2009, es también la razón por la que les fue cortada la energía eléctrica desde el 2010.

Las administraciones anteriores por las razones que sean no han podido dar solución a este conflicto social

En el auditorio, con un calor aún más intenso, las mujeres se recogen el cabello hacia nuca y los hombres se quitan el sombrero, la asamblea continua y debaten, preguntan, analizan y toman decisiones. Hoy es un día muy importante, histórico.

Efraín Solano Alinarez, asesor de la comunidad, les informa que en días pasados el director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Lic. Adelfo Regino Montes junto con el Lic. Manuel Bartlet Díaz, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con la firma de un convenio han asignado 40 millones de pesos para una granja solar para Santa María del Mar, la cual suministrará del vital servicio de energía eléctrica a los más de 1500 habitantes de este lugar.

Día histórico, hombres y mujeres reciben con estruendoso aplauso la noticia, mandatan al comisariado asigne de una vez el lugar para la instalación de la granja, eligen a un comité pro-electrificación para que junto con las autoridades municipales y agrarias den seguimiento a esta importante noticia. Aunque hay aún dudas y preguntas, pero más técnicas las mujeres agradecen el apoyo, los hombres, todos pescadores murmuran; dicen que ahora si podrán refrigerar los camarones.

Los grandes ventanales quedan abiertos, poco a poco las mujeres bajan las escaleras y los hombres levantan sus sombreros del piso, hay alegría en sus rostros. Sin duda un día histórico.

Cortesía